26 Venid contra ella desde el cabo de la tierra ; abrid sus alfolĂ­es, hacedla montones, y destruidla; no le queden reliquias.