8 Si se envejeciere en la tierra su raĆ­z, y su tronco fuere muerto en el polvo,