16 A los rincones de la huesa descenderĂ¡n, y juntamente descansarĂ¡n en el polvo.