8 Porque red serĂ¡ echada en sus pies, y sobre red andarĂ¡.