19 De cierto mi corazón está como el vino que no tiene respiradero, y se rompe como odres nuevos.