30 Mis sábados guardaréis, y mi santuario tendréis en reverencia. Yo soy el SEÑOR.