23 Y vuelto particularmente a sus discĂ­pulos, dijo: Bienaventurados los ojos que ven lo que vosotros veis;