52 y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habĂ­an dormido, se levantaron;