10 El que guiña el ojo acarrea tristeza; y el que habla locuras caerá.