14 Los sabios guardan la sabidurĂ­a; mas la boca del loco es calamidad cercana.