2 Porque sabemos que el juicio de Dios es segĂșn la verdad contra los que hacen tales cosas.