33 El puso los rĂ­os en desierto, y los manaderos de las aguas en sed;