12 Bendito tú, oh SEÑOR, enséñame tus estatutos.