3 No dará tu pie al resbaladero; ni se dormirá el que te guarda.