40 Y me diste la cerviz de mis enemigos, y destruĂ­ a los que me aborrecĂ­an.