42 Y los molĂ­ como polvo delante del viento; los esparcĂ­ como lodo de las calles.