2 Me devoran mis enemigos cada día; porque muchos son los que pelean contra mí, oh Altísimo.