18 Cuando yo decía: Mi pie resbala; tu misericordia, oh SEÑOR, me sustentaba.