8 los rĂ­os batan las manos; los montes todos hagan regocijo,