1 Profecía de Ahías contra Jeroboam
En ese tiempo, Abías, hijo de Jeroboam, se enfermó gravemente.
2 Por eso Jeroboam le dijo a su esposa: «Disfrázate para que nadie se dé cuenta de que eres mi esposa y ve a ver al profeta Ahías en Silo, el hombre que me dijo que yo sería rey.
3 Llévale de regalo diez hogazas de pan, algunos pasteles y un frasco de miel, y pregúntale qué le sucederá al niño».
4 Entonces la esposa de Jeroboam fue a la casa de Ahías en Silo. El hombre ya era anciano y no podía ver;
5 pero el Señor
le había dicho: «La esposa de Jeroboam vendrá aquí haciéndose pasar por otra persona. Ella te preguntará acerca de su hijo, porque está muy enfermo. Dale la respuesta que yo te doy».
6 Así que, cuando Ahías oyó los pasos de la mujer en la puerta, le dijo: «¡Entra, esposa de Jeroboam! ¿Por qué te haces pasar por otra persona?». Luego dijo: «Tengo malas noticias para darte.
7 Llévale a Jeroboam, tu esposo, este mensaje del Señor
, Dios de Israel: “Yo te saqué de entre la gente común y te hice gobernador de mi pueblo Israel.
8 Le arranqué el reino a la familia de David y te lo entregué a ti; pero tú no has sido como mi siervo David, quien obedeció mis mandatos y me siguió con todo el corazón y siempre hizo lo que yo quería.
9 Tú has hecho cosas más malignas que todos los que vivieron antes de ti. Te has hecho otros dioses y me has enfurecido con tus becerros de oro. Como me has dado la espalda,
10 traeré desastre sobre tu dinastía y destruiré a cada uno de tus descendientes varones, tanto esclavos como libres, en todo Israel. Consumiré tu dinastía real como se quema la basura, hasta que toda haya desaparecido.
11 A los miembros de la familia de Jeroboam que mueran en la ciudad, se los comerán los perros y a los que mueran en el campo se los comerán los buitres. Yo, el Señor
, he hablado”».
12 Después Ahías le dijo a la esposa de Jeroboam: «Regresa a tu casa y cuando entres en la ciudad, el niño morirá.
13 Todo Israel llorará su muerte y lo enterrará. Él será el único miembro de tu familia que tendrá un entierro apropiado, porque este niño es lo único bueno que ve el Señor
, Dios de Israel, en toda la familia de Jeroboam.
14 »Además, el Señor
levantará un rey sobre Israel que destruirá a la familia de Jeroboam. Esto sucederá hoy, ¡ahora mismo!
15 Luego el Señor
sacudirá a Israel como la corriente agita los juncos. Él desarraigará a los israelitas de esta buena tierra que les dio a sus antepasados y los esparcirá más allá del río Éufrates,
porque ellos han enfurecido al Señor
con los postes que levantaron para rendir culto a la diosa Asera.
16 Él abandonará a Israel, debido a que Jeroboam pecó e hizo que Israel pecara con él».
17 Entonces la esposa de Jeroboam regresó a Tirsa, y el niño murió en el momento que ella atravesaba la puerta de su casa.
18 Todo Israel lo enterró y lloró su muerte, tal como el Señor
había prometido por medio del profeta Ahías.
19 Los demás acontecimientos del reinado de Jeroboam, con todas sus guerras y la forma en que él gobernó, están registrados en
20 Jeroboam reinó veintidós años en Israel. Cuando Jeroboam murió, su hijo Nadab lo sucedió en el trono.
21 Roboam gobierna en Judá
Mientras tanto, Roboam, hijo de Salomón, reinaba en Judá. Tenía cuarenta y un años cuando subió al trono y reinó diecisiete años en Jerusalén, la ciudad que el Señor
había elegido entre todas las tribus de Israel como el lugar para honrar su nombre. La madre de Roboam era una mujer amonita que se llamaba Naama.
22 Durante el reinado de Roboam, los habitantes de Judá hicieron lo malo a los ojos del Señor
, y provocaron su enojo con los pecados que cometieron, pues eran aún peores que los pecados de sus antepasados.
23 También se construyeron santuarios paganos y levantaron columnas sagradas y postes dedicados a la diosa Asera en cada colina alta y debajo de todo árbol frondoso.
24 Hasta había prostitutos y prostitutas de los santuarios paganos por todo el territorio. La gente imitó las prácticas detestables de las naciones paganas que el Señor
había expulsado de la tierra del paso de los israelitas.
25 En el quinto año del reinado de Roboam, el rey Sisac de Egipto subió y atacó Jerusalén.
26 Saqueó los tesoros del templo del Señor
y del palacio real; robó todo, incluso todos los escudos de oro que Salomón había hecho.
27 Tiempo después, el rey Roboam los reemplazó con escudos de bronce y los confió al cuidado de los comandantes de la guardia, quienes protegían la entrada del palacio real.
28 Cada vez que el rey iba al templo del Señor
, los guardias llevaban los escudos y luego los devolvían al cuarto de guardia.
29 Los demás acontecimientos del reinado de Roboam y todo lo que él hizo están registrados en
30 Hubo guerra constante entre Roboam y Jeroboam.
31 Cuando Roboam murió, lo enterraron junto a sus antepasados en la Ciudad de David. Su madre fue una mujer amonita llamada Naama. Luego su hijo Abiam
lo sucedió en el trono.