48 RĂ­os de aguas echan mis ojos, por el quebrantamiento de la hija de mi pueblo.