5 Y el SEÑOR descendió para ver la ciudad y la torre que habían edificado los hijos de los hombres.