3 Y me dijo: Tú eres mi siervo, Israel, en quien yo mostraré mi gloria.