1 ¡Oh, si rasgaras los cielos y descendieras, si los montes se estremecieran ante tu presencia