40 y pondré sobre vosotros oprobio eterno y humillación eterna que nunca será olvidada.