24 Miré a los montes, y he aquí que temblaban, y todas las colinas se estremecían.