25 Miré, y he aquí que no había hombre alguno, y todas las aves del cielo habían huido.