27 Porque así dice el SEÑOR: Una desolación será toda la tierra, pero no causaré una destrucción total.