18 Hasta los niños me desprecian, me levanto, y hablan contra mí.