17 No mira a los arroyos, a los ríos que fluyen miel y cuajada.