30 Porque el impío es preservado para el día de la destrucción; ellos serán conducidos en el día de la ira.