32 El cubre sus manos con el relámpago, y le ordena dar en el blanco.