15 Entonces un espíritu pasó cerca de mi rostro, y el pelo de mi piel se erizó.