18 Digo, pues: Ha perecido mi vigor, y mi esperanza que venía del SEÑOR.