2 El necio no se deleita en la prudencia, sino sólo en revelar su corazón.