3 Cuando llega el impío, llega también el desprecio, y con la deshonra viene la afrenta.