31 Se prepara al caballo para el día de la batalla, pero la victoria es del SEÑOR.