28 Cuando los impíos se levantan, los hombres se esconden; mas cuando perecen, los justos se multiplican.