5 El estableció la tierra sobre sus cimientos, para que jamás sea sacudida.