8 Su corazón está seguro, no temerá, hasta que vea vencidos a sus adversarios.