1 ¡Aleluya! Cuán bienaventurado es el hombre que teme al SEÑOR, que mucho se deleita en sus mandamientos.
2 Poderosa en la tierra será su descendencia; la generación de los rectos será bendita.
3 Bienes y riquezas hay en su casa, y su justicia permanece para siempre.
4 Luz resplandece en las tinieblas para el que es recto; El es clemente, compasivo y justo.
5 Bien le va al hombre que se apiada y presta; arreglará sus asuntos con juicio.
6 Porque nunca será sacudido; para siempre será recordado el justo.
7 No temerá recibir malas noticias; su corazón está firme, confiado en el SEÑOR.
8 Su corazón está seguro, no temerá, hasta que vea vencidos a sus adversarios.
9 Con liberalidad ha dado a los pobres; su justicia permanece para siempre; su poder será exaltado con honor.
10 Lo verá el impío y se irritará; rechinará los dientes y se consumirá; el deseo de los impíos perecerá.