10 pues tú no abandonarás mi alma en el Seol, ni permitirás a tu Santo ver corrupción .