10 Cuando lloraba afligiendo con ayuno mi alma, eso se convirtió en afrenta para mí.