8 Digo, pues, a los por casar y a los viudos, que bueno les es si se quedaren como yo