25 Porque ¿quién comerá, y quién se cuidará, mejor que yo