16 sobre todo, tomando el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno