13 A las ruedas, oyéndole yo, se les gritaba: ¡Rueda