4 Y la Gloria del SEÑOR entró en la Casa por la vía de la puerta que daba cara al oriente