41 Y él le dio la mano, y la levantó; entonces, llamando a los santos y a las viudas, la presentó viva