17 He aquí que yo despierto contra ellos a los medos, que no buscarán la plata, ni codiciarán oro